Invierte, no ahorres solo por guardar

El destino de los ahorros debe ser finalmente la inversión. El dinero estancado en los bancos o guardado bajo el colchón no significará nada a corto y largo plazo. Hazte un plan de ahorros, pero no para meter esos billetes en un chanchito que algún día vas a romper o en una cuenta bancaria que luego gastarás apenas se te presente la ocasión.

Invertir, no simplemente acumular

Acumular dinero y no buscar multiplicarlo no tiene sentido. Si quieres ser millonario, céntrate en ahorrar para luego disponer el dinero a la inversión. Siempre habrá una y otra manera de que el dinero produzca más dinero; así que pon tu mente a trabajar, no solo en métodos de ahorro, sino en formas de hacer más dinero con el mismo que ya has ahorrado. El principio es el mismo que el de hacerse un pequeño capital para comenzar, pero en lugar de hacerlo solo con algunas cosas que se vendan de las que ya no utilices, hazlo con esos pequeños excedentes que vas acumulando con el ahorro.

Potencializar los ahorros

El dinero ahorrado debería ser una especie de fórmula de potenciación. Te explicamos de la forma más sencilla: tenemos por ejemplo 10$, de los cuales necesitamos gastar 7 y ahorraremos 3, repetimos el proceso cuantas veces nos sea posible. Supongamos entonces que hemos logrado guardar 30$ en una semana.

Ahora bien, invertimos esos 30$, por ejemplo, en mini-tartas para vender, el dinero que nos da la venta es un total de 50$, tomaremos 30$ para reinvertir y 20$ más que quedaron de ganancia. Estos últimos los invertimos en otros productos, por ejemplo, en caramelos. Ahora venderemos 2 productos y obtendremos ganancias a partir de 50$ en lugar de los primeros 30$.  Pero para ahorrar, buscamos que las compras de mercancías nos cuesten menos de los 50$ que tenemos para invertir.

Pero mientras eso está produciendo, no podemos descuidar la costumbre de ahorrar los 3$ que podemos ir guardando. Esos los juntaremos con el dinero de ganancias de las ventas. De esta forma tendremos: 3$ x 10 veces que guardamos + 20$ que ganamos en la primera inversión + 3$ cada vez que podamos guardar + lo que ahorramos comprando mercancías + el dinero de las ganancias de la segunda inversión. Es decir, un ahorro y ganancias exponenciales.

Compartir artículo




Loading...

Comentarios