Lo que las personas dicen para justificar los gastos innecesarios

Frases como “me lo merezco por trabajar tanto” o “para eso trabajo” salen a relucir en medio de nuestra conciencia y nuestro ego. Esto es lo que pasa cuando en nuestro interior debatimos sobre hacer una compra que probablemente no es necesaria. En nuestra mente se genera una serie de pros y contras con los que se lucha ante la necesidad ilógica de obtener tan ansiado objeto, probablemente dejará de causarnos tanta emoción en el preciso instante en que lo obtengas.

Deseado vs necesario

Seguramente estamos claros de que no lo necesitamos, pero inconscientemente tratamos de justificarnos. Nos decimos a nosotros mismos “si tal persona lo tiene, por qué yo no puedo tener uno también”, o tal vez el deseo se produce por estar deprimidos o pasando por un problema que nos empuja a adquirir dicho objeto con la esperanza de hacernos sentir mejor, cuando la verdad es que es probable que termines sintiéndote mucho peor. Aun sabiendo que vas a desajustar tu presupuesto, tienes la necesidad de ver cuáles son los pros y los contras de realizar la compra.

Si la parte racional de tu cerebro se impone, entonces buscamos ayuda y consultamos con alguien si deberíamos o no hacer la compra. Pero obviamente nuestro cerebro no busca al familiar o amigo que tiene mucha conciencia financiera, al primero que se dirige es a ese que te dirá que lo compres y que pienses en las consecuencias mañana. Y es cuando justificas la compra de ese producto que no necesitabas.

Lo mejor ante esta situación es preguntarse si lo necesitas o no y, al responder que no, comienza a marchar y no mires atrás, pues el cerebro comienza a encontrar todas las excusas posibles para que alteres tus finanzas y gastes innecesariamente, cuando probablemente hay otras cosas de mayor prioridad que debes comprar.

Compartir artículo




Loading...

Comentarios