No te caigas al abismo: evita los errores clásicos del emprendedor (Parte I)

La mayoría de los emprendedores, en especial la gente joven, se caracterizan por ser extremamente entusiastas y con ideas innovadoras y creativas, pero faltos de experiencia y conocimientos en el área de negocios. Esta falta de experiencia los lleva a la autosuficiencia, otra característica clásica de los jóvenes. Esto les lleva a basar su negocio en la experimentación y el empirismo, y por tanto muchas de las decisiones que toman culminan en el fracaso. Aquí te mostramos algunos de los errores más comunes para que los evites o los corrijas a tiempo.

1.-Esperar el tiempo perfecto

Para ningún aspecto de la vida existe el momento perfecto, tampoco existe para los negocios. Si te quedas esperando el momento ideal para iniciar tu negocio, lo más probable es que nunca lo inicies. Por ejemplo, si estás esperando a tener el dinero de la inversión te pondrás a trabajar en otra cosa a fin de ahorrar un dinero que nunca terminarás de ahorrar. Los negocios tardan tiempo en consolidarse y crecer, así que justo ahora es el momento de iniciar e ir trabajando con el tiempo en el negocio para que vaya creciendo.

2.- Escoger al socio equivocado

Todas las cosas nuevas dan miedo y es normal que busques tener a una persona a tu lado para poder afrontar los retos y responsabilidades que acarrea formar un nuevo negocio. Pero debes tener mucho cuidado con la persona que elijas. Este socio debería ser un complemento para ti, alguien que tenga conocimientos diferentes a los tuyos, que aporten beneficios al negocio. Un erro común es buscar de socios a familiares y amigos que no están igual de comprometidos que tú con la idea del negocio.

3.- Socios capitalistas

Lo más probable es que estés  iniciando un negocio con pocos recursos y por ello tiendes a caer de forma desesperada ante los pies del primer inversor que se te presente. Es importante que logres seleccionar bien a tu socio capitalista y que estés muy pendiente de sus requerimientos. Nunca debes darle al accionista el porcentaje más alto de la ganancia, porque él solo pone la plata y tú todo lo demás, y no es justo para ti que, si tu empresa crece a raíz del esfuerzo, sea el socio capitalista quien se lleve todos los beneficios.

Compartir artículo




Loading...

Comentarios