Valora tu trabajo

Para ser millonario hace falta trabajar y que ese trabajo sea productivo, de modo que el fruto de tu trabajo pueda ser observable para ti. Pero si al hacer un trabajo no recibes lo que te mereces por tu esfuerzo, conocimiento y dedicación, no vale la pena entonces hacerlo, ya que de ese modo no ganaras más que aquello que los demás dispongan. Tienes que ser tú mismo el que disponga cuánto vale tu trabajo, pero tienes que poner todas las cartas sobre la mesa al momento de darle un número.

El ejemplo del técnico barrendero

Una vieja fabula dice que un empleado fue citado por su jefe porque sabía que éste dominaba los conocimientos sobre reparar computadoras, pero desempeñaba el puesto de barrendero. Por sus servicios como barrendero cobraba menos de 10$ al día, pero cuando tuvo que reparar la computadora que nadie más sabía cómo hacerla funcionar, este exigió que se le pagaran 100$, el jefe aceptó y dejó que el empleado manipulara el equipo.

Las oportunidades de crecer son únicas, no se pueden desperdiciar

El hombre solamente introdujo un par de comandos y el equipo volvió a la vida y toda la información guardada se pudo rescatar. Asombrado, el jefe le preguntó que por qué le pedía tanto dinero, si era un simple barrendero que además solo había tecleado dos o tres comandos a lo sumo para resolver el problema, exigiéndole que le hiciera un desglose de la actividad realizada para emitir el pago solicitado.

El empleado tomo lápiz y papel y escribió lo siguiente: “conectar la corriente y encender la computadora cuesta 2$, teclear cada comando 4$ cada uno, saber qué comandos teclear y en qué momento, orden y en qué parte del sistema: 90$. Servicio de barrendero, 10$. Eso es lo que vale mi trabajo. A partir de ese momento, el empleado pasó de barrendero a jefe de informática de la empresa.

Compartir artículo




Loading...

Comentarios